martes, 28 de febrero de 2017

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2017




La Palabra es un don. El otro es un don


Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia. En concreto, quisiera centrarme aquí en la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19-31). Dejémonos guiar por este relato tan significativo, que nos da la clave para entender cómo hemos de comportarnos para alcanzar la verdadera felicidad y la vida eterna, exhortándonos a una sincera conversión.

1. El otro es un don

La parábola comienza presentando a los dos personajes principales, pero el pobre es el que viene descrito con más detalle: él se encuentra en una situación desesperada y no tiene fuerza ni para levantarse, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen de su mesa, tiene llagas por todo el cuerpo y los perros vienen a lamérselas (cf. vv. 20-21). El cuadro es sombrío, y el hombre degradado y humillado.

La escena resulta aún más dramática si consideramos que el pobre se llama Lázaro: un nombre repleto de promesas, que significa literalmente «Dios ayuda». Este no es un personaje anónimo, tiene rasgos precisos y se presenta como alguien con una historia personal. Mientras que para el rico es como si fuera invisible, para nosotros es alguien conocido y casi familiar, tiene un rostro; y, como tal, es un don, un tesoro de valor incalculable, un ser querido, amado, recordado por Dios, aunque su condición concreta sea la de un desecho humano (cf. Homilía, 8 enero 2016).

Lázaro nos enseña que el otro es un don. La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor. Incluso el pobre en la puerta del rico, no es una carga molesta, sino una llamada a convertirse y a cambiar de vida. La primera invitación que nos hace esta parábola es la de abrir la puerta de nuestro corazón al otro, porque cada persona es un don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido. La Cuaresma es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o en ella el rostro de Cristo. Cada uno de nosotros los encontramos en nuestro camino. Cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor. La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil. Pero para hacer esto hay que tomar en serio también lo que el Evangelio nos revela acerca del hombre rico.

2. El pecado nos ciega

La parábola es despiadada al mostrar las contradicciones en las que se encuentra el rico (cf. v. 19). Este personaje, al contrario que el pobre Lázaro, no tiene un nombre, se le califica sólo como «rico». Su opulencia se manifiesta en la ropa que viste, de un lujo exagerado. La púrpura, en efecto, era muy valiosa, más que la plata y el oro, y por eso estaba reservada a las divinidades (cf. Jr 10,9) y a los reyes (cf. Jc 8,26). La tela era de un lino especial que contribuía a dar al aspecto un carácter casi sagrado. Por tanto, la riqueza de este hombre es excesiva, también porque la exhibía de manera habitual todos los días: «Banqueteaba espléndidamente cada día» (v. 19). En él se vislumbra de forma patente la corrupción del pecado, que se realiza en tres momentos sucesivos: el amor al dinero, la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20 septiembre 2013).

El apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos. El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh. ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz.

La parábola nos muestra cómo la codicia del rico lo hace vanidoso. Su personalidad se desarrolla en la apariencia, en hacer ver a los demás lo que él se puede permitir. Pero la apariencia esconde un vacío interior. Su vida está prisionera de la exterioridad, de la dimensión más superficial y efímera de la existencia (cf. ibíd., 62).

El peldaño más bajo de esta decadencia moral es la soberbia. El hombre rico se viste como si fuera un rey, simula las maneras de un dios, olvidando que es simplemente un mortal. Para el hombre corrompido por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso las personas que están a su alrededor no merecen su atención. El fruto del apego al dinero es una especie de ceguera: el rico no ve al pobre hambriento, llagado y postrado en su humillación.

Cuando miramos a este personaje, se entiende por qué el Evangelio condena con tanta claridad el amor al dinero: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24).

3. La Palabra es un don

El Evangelio del rico y el pobre Lázaro nos ayuda a prepararnos bien para la Pascua que se acerca. La liturgia del Miércoles de Ceniza nos invita a vivir una experiencia semejante a la que el rico ha vivido de manera muy dramática. El sacerdote, mientras impone la ceniza en la cabeza, dice las siguientes palabras: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás». El rico y el pobre, en efecto, mueren, y la parte principal de la parábola se desarrolla en el más allá. Los dos personajes descubren de repente que «sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él» (1 Tm 6,7).

También nuestra mirada se dirige al más allá, donde el rico mantiene un diálogo con Abraham, al que llama «padre» (Lc 16,24.27), demostrando que pertenece al pueblo de Dios. Este aspecto hace que su vida sea todavía más contradictoria, ya que hasta ahora no se había dicho nada de su relación con Dios. En efecto, en su vida no había lugar para Dios, siendo él mismo su único dios.

El rico sólo reconoce a Lázaro en medio de los tormentos de la otra vida, y quiere que sea el pobre quien le alivie su sufrimiento con un poco de agua. Los gestos que se piden a Lázaro son semejantes a los que el rico hubiera tenido que hacer y nunca realizó. Abraham, sin embargo, le explica: «Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces» (v. 25). En el más allá se restablece una cierta equidad y los males de la vida se equilibran con los bienes.

La parábola se prolonga, y de esta manera su mensaje se dirige a todos los cristianos. En efecto, el rico, cuyos hermanos todavía viven, pide a Abraham que les envíe a Lázaro para advertirles; pero Abraham le responde: «Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen» (v. 29). Y, frente a la objeción del rico, añade: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto» (v. 31).

De esta manera se descubre el verdadero problema del rico: la raíz de sus males está en no prestar oído a la Palabra de Dios; esto es lo que le llevó a no amar ya a Dios y por tanto a despreciar al prójimo. La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. Cerrar el corazón al don de Dios que habla tiene como efecto cerrar el corazón al don del hermano.

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor ―que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador― nos muestra el camino a seguir. Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados. Animo a todos los fieles a que manifiesten también esta renovación espiritual participando en las campañas de Cuaresma que muchas organizaciones de la Iglesia promueven en distintas partes del mundo para que aumente la cultura del encuentro en la única familia humana. Oremos unos por otros para que, participando de la victoria de Cristo, sepamos abrir nuestras puertas a los débiles y a los pobres. Entonces viviremos y daremos un testimonio pleno de la alegría de la Pascua.

Vaticano, 18 de octubre de 2016
Fiesta de san Lucas Evangelista.

Francisco

MEXICO - GUADALAJARA - EN SOLIDARIDAD "MARCHA POR LA PAZ Y LA VIDA DIGNA DE NUESTRO PAIS"

La Vida Religiosa se une a la Marcha del Pueblo

GUADALAJARA JAL 5 de febrero de 2017

VER

La Vida Religiosa no es ajena a la realidad que está viviendo el país. Hemos visto al pueblo sufriendo con las últimas reformas que ha lanzado este gobierno, alzando todos los precios, especialmente los de los alimentos a consecuencia del llamado gasolinazo.

Nuestros hospitales carecen de medicinas, nuestras escuelas sufren de la violencia, nuestros albergues para niños o ancianos están siendo examinados con dureza por la nueva Ley de Albergues.

A partir del inicio de este año, nuestro pueblo se ha levantado en marchas, de una u otra forma, se está uniendo, niños, mujeres, familias enteras, las vemos caminando protestando por este nuevo orden de cosas.

Somos un país con abundantes recursos naturales y con muchas posibilidades para que ninguno carezca de empleo y estén resueltas las necesidades teniendo acceso a la educación, salud y prestaciones de ley, logrando así una vida digna para todos. Sin embargo el alto y preocupante nivel de corrupción e impunidad, especialmente en el ámbito gubernamental, impide el desarrollo y progreso de nuestro pueblo mexicano.

Lo anterior unido al desconcierto provocado por la subida al poder del nuevo presidente estadounidense, causa en nosotras indignación ante tanta cultura de la muerte que se está apoderando de nuestra nación.

JUZGAR

Escuchamos la voz de La Comisión Episcopal Mexicana que en su
comunicado del 5 de enero del año actual hace un llamado a la autoridad1; más tarde el 18 de enero La Comisión Episcopal para la Pastoral Social lanza un Comunicado con motivo de la situación económica del país haciendo un llamado a la autoridad para que humanice la economía, pidiéndonos a todos que miremos a las comunidades, pueblos y barrios y nos dejemos interpelar por cada familia y persona que sufre2.

Supimos que el 22 de enero el Centro de Estudios Teológicos de la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México (CIRM) convocó a una marcha protesta a la que se sumó Iglesias por la Paz-

Meditamos el evangelio del 29 de enero relativo a las bienaventuranzas (Matero 5:1-12a) y también el evangelio (Mateo 5,13-16) del siguiente domingo sobre el llamado que hace Jesús para ser una pequeña luz unida al que es nuestra Luz.

Cada una hemos sido llamadas desde los diversos carismas congregacionales para seguir a Jesús y responder como Él escuchando a Dios y escuchando al pueblo del que somos parte.

Es por ello que la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la CIRM-Guadalajara al reflexionar lo anterior decidió unirse al pueblo en su marcha protesta. Entre sus objetivos estaba presentar un signo profético al pueblo de que en su lucha no está solo, compartir la esperanza de Cristo que está con quienes buscan la justicia de forma pacífica.

ACTUAR

Así, el 5 de febrero, fiesta de nuestro primer Santo Mexicano: San Felipe de Jesús, y a 100 años de la Constitución Mexicana, primera en su género de hablar de las Garantías Individuales, junto con otras religiosas que aceptaron nuestra convocatoria nos unimos a la marcha que se realizó de la Minerva a la Plaza de la Liberación a las 10:00am.

Fuimos 27 hermanas, de diversas congregaciones, que después de una breve oración para pedir la iluminación y ayuda del Espíritu Santo, sin tomar protagonismos, nos unimos a la marcha del pueblo manteniéndonos en la retaguardia. Nuestra actitud fue silenciosa, en contemplación, reaccionando solo a los gritos positivos, gritando Viva México y cantando nuestro Himno Nacional. En momentos, rezábamos el rosario, en voz baja, apoyando con nuestra oración a múltiples personas que caminaban sin importar el sol, y la distancia, con la esperanza de que su voz fuera escuchada.


Nos dio mucho gusto constatar que al vernos los marchantes se regocijaron con nuestra presencia, entendieron nuestro signo profético, decían contentos “la Iglesia está con nosotros”, “Dios no nos deja”, “esa es congruencia”, “se ve, se siente, la Iglesia está presente”.

Entre nosotras había hermanas mayores que no se cansaban de caminar, iban con la cara sonriente, dándonos ánimos a todas las demás, quienes ayunamos de agua a pesar del hermoso sol que nos acompañaba.

CELEBRAR

Llegamos a la Plaza de la Liberación muy animosas, agradecidas
con Dios y entre nosotras por haber alcanzado el objetivo “Marchamos con el Pueblo, para que la voz de México sea escuchada”, nos despedimos para regresar a compartir con nuestras comunidades y algunas para asistir a la celebración eucarística en los templos cercanos. Cansadas pero contentas de haber puesto un granito de arena en la unidad nacional, para que el Reino de Dios se establezca en nuestra querida patria.

EQUIPO JPIC- GUADALAJARA

AMÉRICA/MÉXICO - DERECHOS HUMANOS EN MEXICO Y CENTRO AMERICA UN TRISTE RECORD DE VIOLACIONES

Washington (Agencia Fides) – Ayer, 22 de febrero, se presentó el Informe Anual 2016 de Amnistía
Internacional, en el que se afirma que en el año 2016 se ha producido una aceleración de la crisis de los derechos humanos en América Latina. Países como México, Venezuela, El Salvador, Honduras y Guatemala se encuentran entre los más afectados por los abusos y la impunidad en las violaciones de los derechos humanos.

“La crisis está interconectada con todo lo que sucede en la región”, ha afirmado Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas. “Las acciones violentas de los organismos de seguridad y la falta de una respuesta eficaz de las autoridades para hacer respetar los derechos humanos, hace que sea cada vez más complejo el modo de abordar los problemas sociales en cada país”.

El caso de México, indicado por el informe como uno de los más graves, señala que “la impunidad por la tortura y otros malos tratos se mantiene casi de forma absoluta”. La oficina del fiscal en este país ha referido que se están estudiando 4.715 casos de este tipo de abuso, pero hay más de tres mil solicitudes pendientes de tramitación.

Otro elemento que añade complejidad al caso mexicano es la enorme afluencia de inmigrantes que llegan cada año, debido a su proximidad geográfica con Estados Unidos. Se estima que cada año unos 400 mil indocumentados cruzan la frontera sur de México. El informe indica que hasta octubre del 2016 se presentaron 6.898 solicitudes de asilo, pero se concedió la condición de refugiado sólo a 2.162 personas. El 93 % de las solicitudes procedían de ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

“México vive una de las peores crisis de los derechos humanos de todo el hemisferio. Cuenta con el mayor número de expulsiones en los últimos dos años: sólo en 2016 fueron expulsados unos 150 mil ciudadanos de Guatemala, Honduras y El Salvador”, declara Guevara Rosas. 

El informe concluye señalando que, según el gobierno de México, a finales de 2016 habían desaparecido 29,917 personas (22,414 hombres y 7.503 mujeres) y se produjeron los asesinatos de 11 periodistas.(CE) (Agencia Fides, 23/02/2017)

EL PAPA AL FORUM SOBRE MIGRACION: NO HABRA PAZ SI SE EXCLUYE EL BINOMIO "DESARROLLO-INTEGRACION"



Posted by Sergio Mora on 21 February, 2017

Migrantes llegan a Lesbos. (Foto- Darrin Zammit Lupi : JRS Europa -
(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 21 Feb. 2017).- Delante de los movimientos migratorios actuales no se puede construir la paz si se excluye el binomio ‘desarrollo-integración’, sabiendo que es necesario acoger, proteger, promover e integrar a los inmigrantes, garantizándoles también el derecho a no emigrar porque existen condiciones de vida digna.

Así lo explicó el santo padre Francisco, este martes en el Vaticano, a los participantes de la sexta edición del Forum internacional “Migración y Paz” que inició el 21 del presente y concluye mañana miércoles 22.

El evento está siendo realizado por el dicasterio del Servicio al Desarrollo Humano Integral, junto a los Scalabrini International Migration Network (SIMN) y la Fundación Konrad Adenauer.

El Pontífice reconoció que las migraciones “no representan un fenómeno nuevo en la historia de la humanidad”, sin olvidar que “para nosotros los cristianos la vida terrena es un itinerario hacia la patria celeste”.

Recordó entretanto que hoy estos muchos de los movimientos se deben a desplazamientos forzados, causados por conflictos, desastres naturales, persecuciones, cambios climáticos, violencia, pobreza extrema y condiciones de vida indignas. Y que los flujos actuales “constituyen el más vasto movimiento de personas, si no de pueblos, de todos los tiempos”.

En ese panorama el Santo Padre quiso recordar en especial el grupo más vulnerable de los migrantes: “los niños y adolescentes que se ven obligados a vivir lejos de su tierra natal separándose del afecto familiar”.

Sigue: El Papa al Forum sobre migración: la respuesta tiene que ser ‘acoger, proteger, promover e integrar’

Francisco al Forum sobre migración: la respuesta sea, ‘acoger, proteger, promover e integrar’

(ZENIT, Ciudad del Vaticano, 21 Feb. 2017).- Ante el fenómeno sin precedentes de los actuales movimientos migratorios se requiere una respuesta común que “se podría articular en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar”.

Esta es la fórmula que el papa Francisco propuso este martes en el Vaticano a los participantes del sexto congreso del Forum internacional “Migración y Paz” reunidos en Roma, que inició el 21 del presente y concluye mañana miércoles 22.

No se puede mirar al prójimo dejándolo fuera de nuestro horizonte de vida, transformarlo en competencia desleal, o en un súbdito que debemos dominar. “Esta idea se basa en el egoísmo amplificado por demagogia populista”.

La acogida “inicia con la primera recepción en espacios adecuados y decorosos”, dijo, y señaló que “las grandes concentraciones de migrantes no han dado resultado positivos, siendo que los programas de acogida difusa suelen tener más éxito”.

Defender a los migrantes de la explotación, del abuso y la violencia. Es un imperativo moral que debe llevar a la adopción de instrumentos legales, a la realización de políticas justas, a la aplicación de programas contra los ‘traficantes de carne humana’.

Sin embargo, “la protección no es suficiente, tenemos que promover el desarrollo humano integral de los migrantes”, dijo Francisco. Esta debe comenzar en las comunidades de origen, es decir, sin negar el derecho a emigrar se debe garantizar el derecho a no tener que emigrar. Es decir, el derecho de encontrar condiciones propicias en el propio país para llevar vida digna.

Una vez que alguien ha migrado, se debe integrarlo, evitando “nuevos guetos”, gracias a  programas específicos que promuevan el encuentro para que el emigrante “no se cierre a la nueva cultura que lo acoge y respete las leyes y las tradiciones”.

“Creo que la combinación de estos cuatro verbos representa un deber” que es triple: “deber de justicia, la cortesía del deber y el deber de la solidaridad”.

Las desigualdades económicas ya no son concebibles, aseveró el Papa. “Un pequeño grupo de individuos no puede controlar los recursos de casi todo el mundo. Las personas y los pueblos enteros no pueden vivir sólo de migajas”, añadió.

Todos estos elementos, señala el Santo Padre, “requieren un cambio de actitud por parte de todos; dejar de estar a la defensiva, abandonar el miedo, el desinterés y la marginación, y abrirse a la cultura del encuentro, “es lo único es capaz de construir un mundo más justo y fraterno, un mundo mejor”.

ÁFRICA/SUDÁN DEL SUR - ESTADO DE EMERGENCIA DECLARADO EN EL ESTADO DE UNIDAD: 100.000 PERSONAS EN PELIGRO DE HAMBRUNA

Juba (Agencia Fides) – Más de 100.000 personas están en riesgo de
hambruna en el estado de Unidad, en la región del Alto Nilo, en Sudán del Sur. El estado de emergencia alimentaria ha sido declarado por el gobierno de Juba y por los organismos especializados de las Naciones Unidas: la FAO, Children Fund, UNICEF y por el Programa Mundial de Alimentos. La causa de la hambruna se atribuye “a la guerra y al colapso de la economía”. La declaración formal de carestía significa que las personas ya han empezado a morir de hambre.

En los últimos días el estado de Amadi habían lanzado la alarma de hambruna (véase Fides 02/16/2017) y Médicos con África Cuamm había señalado al menos 300 casos de cólera en los condados de Yirol East y de Awerial (véase Fides 20/2/2017). Según la ONU si la guerra civil continúa, impidiendo la llegada de ayuda humanitaria a Sudán del Sur, más de 5 millones y medio de personas sufrirán de hambre antes del mes de julio. (L.M.) (Agencia Fides 21/2/2017)

AMÉRICA/ESTADOS UNIDOS - "ANSIA Y MIEDO ENTRE NIÑOS", CRECE LA TENSION ENTRE LOS MIGRANTES, TESTIMONIO DE MONS. GOMEZ

Modesto (Agencia Fides) – “Si se quiere entender el impacto de las incursiones que están realizando los guardias fronterizos de los Estados Unidos en más de 60 comunidades en todo el país sólo en este mes de febrero, se puede escuchar a los niños: No quieren ir a la escuela, piensan que se van a llevar a sus padres mientras ellos no están”, lo afirma el Arzobispo José Gómez de la archidiócesis de los Ángeles, vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos al U.S. Regional World Meeting of Popular Movements en el Central Catholic High School de Modesto Nord California.

“Tenemos niños en la Misión Dolores”, explica Ellie Hidalgo, responsable de la pastoral social de la parroquia, “que si sus padres llegan a casa tarde del trabajo se ponen ansiosos de inmediato. La situación se está volviendo muy tensa y confusa, según explica Hidalgo en la nota recibida por la Agencia Fides: “Y si los padres no vuelven a casa, ¿donde van a terminar esos niños? En las parroquias y clínicas asociadas en todo el país en este momento, estamos ofreciendo reuniones de información para ayudar a las personas sin papeles, para que puedan conocer sus derechos, y la forma de proceder en el caso de que los oficiales de Estados Unidos del Immigration and Customs se presentan ante ellos. ¿Qué hacer? Por ejemplo, los agentes no pueden entrar si no se abre la puerta, y también hay que pensar en el programa que se tiene para los propio hijos, ¿quién va a cuidar de ellos si pasa algo?”, explica la Sra Hidalgo, “hay que señalar incluso sus alergias , números de teléfono del médico, número del seguro sanitario”.

“Además, se necesita un documento firmado, para la concesión de tutela a alguien, y sería apropiado tenerla a mano”, dice la Sra Hidalgo. “Puede que no sea necesario, pero en la situación actual es mejor prevenir. Uno de nuestros más grandes temores, explica, es que si no se hace la cesión de tutela, el niño puede terminar en el sistema de hijos adoptivos. Esta es una posibilidad real”.
El encuentro de los Movimientos Populares promovido por el Vaticano fue programado antes de la victoria Trump y tenía como principal preocupación la situación de muchos inmigrantes sin papeles. (CE) (Agencia Fides, 18/02/2017)