lunes, 7 de mayo de 2018

PANAMA MISIONERA


Los días 4,5,6 de Mayo se llevó a cabo el Taller de Evangelizar con Alegría facilitado por la hna. María Soledad Sáenz Misionera Comboniana quien fue invitada por el equipo de la Comisión Nacional de Animación Misionera de Panamá (CoNAM).
La Comisión Nacional fue creada hace 31 años y surge como una respuesta de la Conferencia Episcopal Panameña, para asumir el reto de la nueva evangelización propuesta por el entonces Papa Juan Pablo II en el marco de la celebración del  V°  Centenario de la primera evangelización en América.

Los objetivos son:
Colaborar en la animación misionera, despertando conciencia de las necesidades que existen en la Iglesia de Panamá y mundo.

Promover la formación integral de los laicos misioneros fomentando una espiritualidad de comunión.
Apoyar las actividades misioneras dando su tiempo dentro y fuera del país. (Ad Intra, Ad Extra, Ad Gentes).

Al momento el presidente de la Comisión es: Mons. Edgardo Cedeño SVD y la Directora Ejecutiva Profa. Fulvia Martínez.
Durante estos días reflexionamos como intensificar nuestro ser misionero a través de la Animación Misionera en las 8 diócesis de Panamá y abrirnos al grito de los pueblos que aún no conocen a Cristo en el resto del mundo.

Uno de los momentos más fuertes que se está viviendo como Iglesia Panameña es la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud donde esta comisión intenta sobre todo a través de la formación promover y contagiar a los jóvenes de esta Misión de la Iglesia, SER MISIONERA.

No faltaron los cantos y las danzas con sus características afro e indígenas que son una gran riqueza en este país.

Salimos todos fortificados en el Espíritu y con la Pasión Misionera de que Jesucristo sea conocido y vivido hasta los últimos confines de la tierra.  La inquietud principal que todos los pueblos, todas las personas en el mundo entero tengan vida y vida en abundancia!!!!.

Gracias Panamá por tu ser Misionero, sigue siendo Testigo de ello más allá de tus fronteras.

REPUBLICA CENTROAFRICANA: EL PAPA FRANCISCO PIDE EL FIN DE LA VIOLENCIA Y DE LAS VENGANZAS


El Papa Francisco pidió el fin de la violencia y de las venganzas en la República Centroafricana, país sumido en una cruenta guerra civil y en el que el pasado 1 de mayo fallecieron 16 personas, entre ellas un sacerdote, y otras 99 resultaron heridas durante el ataque contra una iglesia en la ciudad de Bangui.

“Invito a rezar por la población de la República Centroafricana, país que he tenido la alegría de visitar y que llevo en el corazón, donde en los días pasados han tenido lugar graves episodios de violencia con numerosos muertos y heridos, entre ellos un sacerdote”, fueron las palabras del Santo Padre tras el rezo del Regina Coeli en el Vaticano este domingo 6 de mayo.


“Que el Señor, por intercesión de la Virgen María, ayude a todos a decir no a la violencia y a la venganza para construir juntos la paz”.

Según informaron diferentes corresponsalías de prensa destacadas en este país africano, varios hombres armados entraron en la iglesia católica de Nuestra Señora de Fátima y dispararon a los 200 asistentes que se encontraban celebrando la fiesta de San José.

Según se informó en un primer momento, y posteriormente se confirmó, el ataque fue perpetrado por la milicia musulmana PK5, también conocida como “La Fuerza”. Este grupo terrorista se encuentra en guerra tanto contra las fuerzas gubernamentales como contra las milicias cristianas e, incluso, contra otros grupos musulmanes.

La iglesia de Nuestra Señora de Fátima ya fue objeto de un ataque terrorista en mayo de 2015 en donde murieron 15 personas.

Desde el 2013 la República Centroafricana ha sido objeto de numerosos ataques por el complicado proceso de transición que afronta el país y que ha desatado una ola de violencia por el choque entre los grupos armados Séléka y los “antibalaka”, que ha hecho que casi un millón de personas se encuentren desplazadas.

ÁFRICA/REP. CENTROAFRICANA - "LA VIOLENCIA DEL 1 DE MAYO FRUTO DE UN PLAN MACHIAVELICO PARA REPARTIRSE EL PAIS" DENUNCIAN LOS LIDERES RELIGIOSOS



Bangui (Agencia Fides) - La violencia que ha golpeado Bangui en los últimos días “es la manifestación de un plan maquiavélico creado por algunos países conocidos que se hacen llamar amigos, con la complicidad de algunos patriotas”. Lo afirma la Plataforma de Líderes Religiosos por la Paz, denunciando las causas de la “masacre ciega e innoble perpetrada 1 de mayo” en la parroquia Notre Dame de Fátima que causó la muerte de varios creyentes y civiles inocentes, incluido el padre Albert Toungoumala Baba, además de un centenar de heridos” (véase Fides 2/5/2018).
Según los líderes religiosos del país, los objetivos que persiguen los incitadores de la violencia son: repartirse el país; hacer que Centroáfrica sea ingobernable; y si fuese necesario, ponerlo bajo un protectorado. “Todas las confesiones religiosas de Centroáfrica se oponen firmemente a estas acciones de desestabilización”, se lee en una declaración enviada a la Agencia Fides, desde la plataforma de líderes religiosos. El cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, colabora con esta plataforma por la parte católica. Tras la masacre el Cardenal Nzapalainga se había interrogado sobre la existencia de “una agenda oculta” que dirige las acciones de los perpetradores de la masacre (véase Fides 3/5/2018). Ahora quienes denuncian una maniobra de desestabilización de la República Centroafricana son todas las principales confesiones religiosas del país, cuyos líderes invitan a la población y en particular a los jóvenes, a “mantener la calma y a no dejarse arrastrar por el odio y la violencia”.

Los líderes religiosos, denunciando las “acciones concertadas para informar a la opinión pública nacional e internacional sobre el grave peligro que amenaza la vida de nuestra nación”, han decidido proclamar “tres días de oración en todas las iglesias y mezquitas, el 10, 11 y 12 de mayo, para pedir el retorno de la paz en los corazones y las almas y la salvaguardia del país de los peligros a los que lo empujan sus enemigos”.

Por último, los líderes religiosos piden al gobierno y a la MINUSCA (Misión de la ONU en la República Centroafricana) que “hagan todo lo posible por llevar a los autores de estos actos de odio ante la justicia”.

Después de la oración del Regina Coeli, este domingo 6 de mayo, el Papa Francisco dirigió una “invitación a orar por el pueblo de la República Centroafricana, un país que tuve la alegría de visitar y que llevo en mi corazón, y donde en los últimos días han ocurrido graves actos de violencia con numerosos muertos y heridos, incluido un sacerdote. Por la intercesión de la Virgen María, que el Señor ayude a todos a decir no a la violencia y a la venganza, para construir juntos la paz”. (L.M.) (Agencia Fides 7/5/2018)